Tras incautarse el 40% de la cocaína de toda Europa y casi el 70% de hachís, aprehendida en toda Europa proveniente de Suramérica y casi el 70% de hachís procedente de Marruecos, España se ha convertido en un muro de contención contra el narcotráfico. Es el análisis que ha realizado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, con mandos policiales en su visita a la sede de la Brigada Central de Estupefacientes con motivo del 50 aniversario de su creación.

Los responsables de esta Brigada, que se ha convertido durante estos años en referencia en la lucha contra el narcotráfico, han estudiado con el ministro las nuevas rutas de entrada de droga y los últimos métodos que utilizan los narcotraficantes para introducirla.

La efectividad policial está obligando a los capos de la droga a salvar la “barrera” española abriendo nuevas rutas en Europa a través de Bélgica y Holanda, fundamentalmente. El Ministerio que dirige Zoido ha detectado, además, un nuevo “modus operandi” de los narcotraficantes para introducir la droga a través de geolocalizadores.

Durante la reunión que ha mantenido Zoido en la Brigada Central de Estupefacientes se han extraído, además, dos datos importantes: este año se han destruido 477 toneladas de droga, 23 más que en 2013 cuando se alcanzó un récord histórico con 454 toneladas, y se ha incautado con respecto al año pasado un 115,2% más de cocaína, un 88,46% más de heroína y un 55,77% más de marihuana.