Los asesinatos de civiles en Hodeida, Yemen, han disminuido en un 69% desde que se comenzó a implementar el acuerdo de Estocolmo entre el Gobierno y los hutíes, informó el enviado especial del Secretario General de la ONU para ese país.

Durante una reunión del Consejo de Seguridad, Martin Griffiths aseguró que, aunque haya reducción de las muertes aún hay preocupación por una violencia que continúa a lo largo del país y se ha extendido incluso al vecino, Arabia Saudita.  “Sin embargo, está claro que la reducción generalizada del conflicto está beneficiando a la ciudad de Hodeida y a la respuesta humanitaria”, expresó.

El enviado pidió a las partes reducir las tensiones para el beneficio del pueblo yemení y la seguridad regional, ya que ponen en peligro la paz duradera. Griffiths también mostró preocupación por la ausencia de progreso en la implementación del intercambio de prisioneros entre las partes.

Por su parte, el director del Programa Mundial de Alimentos pidió una vez más a las partes el acceso sin restricciones a ayudar a la gente: “Tenemos suerte de tener el dinero que necesitamos para ayudar en Yemen, pero no tenemos el acceso. Ruego a los hutíes y a todos aquellos que les concierne, que nos dejen hacer lo que sabemos hacer mejor, salvar vidas”, dijo.