El Gobierno yemení y los rebeldes hutíes han acordado una tregua en la ciudad portuaria de Al Hudeida y una próxima ronda de contactos, un avance que hace albergar esperanzas sobre la posibilidad de un cese de hostilidades en la guerra de Yemen.

Las partes han acordado también estudiar el posible intercambio de prisioneros de 16.000 prisioneros. 

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha anunciado el acuerdo en Suecia, al término de la primera ronda de negociacione. Guterres ha hablado de “progreso real” y de “paso importante” para mejorar las condiciones de millones de yemeníes.

Las fuerzas del gobierno yemení, apoyadas por la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, iniciaron en julio una ofensiva para recuperar Al Hudeida, importante puerto en poder de los hutíes al oeste de Yemen. Naciones Unidas y ONG internacionales que trabajan en Yemen advirtieron que un ataque a gran escala en la ciudad, por donde entran el 80% de las importaciones de alimentos del país, podría agravar la hambruna.

El acuerdo de tregua supone la retirada de todas las tropas de la ciudad, que pasará a estar controlada por las fuerzas locales, y de su estratégico puerto en el mar Rojo, en donde la ONU asumirá un rol importante, según dijo Guterres.