El enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths,  ha confirmado este miércoles al Consejo de Seguridad que los rebeldes hutíes han cumplido, por completo, con la retirada de las tropas de tres puertos de Yemen, incluyendo el de Hodeida, un logro que considera esperanzador.

Ahora el Programa para el Desarrollo de la ONU ayudará a reparar el puerto por el que entran gran parte de las importaciones de alimentos del país y 4000 yemeníes comenzarán a trabajar allí.

Griffiths ha dicho que es un momento importante, pero solo el comienzo. Las dos partes tienen que seguir cumpliendo con el Acuerdo de Estocolmo para poder llegar a una negociación política que ponga fin al conflicto.
“A pesar de la importancia de los últimos días, Yemen sigue en la encrucijada entre la guerra y la paz. Aunque el alto el fuego en Hodeida se mantiene generalmente, la intensificación del conflicto en otras partes del país es alarmante”.

El coordinador humanitario de la ONU dijo que en Yemen los civiles tienen más posibilidades de morir en sus casas que en cualquier otro lugar. La directora de UNICEF explicó que se ha podido confirmar la muerte de 7.300 niños durante la guerra, pero el número real es probablemente mucho mayor. Cada día, 8 menores mueren, son heridos o reclutados. La mitad de los niños menores de cinco años (unos 2 millones y medio) tienen el crecimiento atrofiado.