La Xunta es la primera entidad pública en España en conseguir el certificado de servicios ecosistémicos en el secuestro y almacenamiento de carbono por el exigente sistema internacional FSC

La Xunta de Galicia ha conseguido por primera vez la exigente certificación forestal FSC, convirtiéndose al mismo tiempo en la primera entidad pública española que incorpora en ella el cálculo de captura y almacenamiento de carbono. Los tres montes certificados, uno en la provincia de Lugo y dos en la de A Coruña, suponen un importante avance en la lucha contra la crisis climática y el desarrollo sostenible del mundo rural.

En el pasado mes de diciembre se auditó el sistema de gestión forestal de los montes titularidad de la Xunta de Galicia, así como otros en convenio o consorcio con ella. El 14 de enero se obtuvo el certificado FSC sobre dicho sistema y se incluyeron tres montes que en total suman 535,26 hectáreas, cuyo número será ampliado en los próximos meses. Son los coruñeses de Carboeiro, en A Laracha, y A Braxe, en Cedeira, junto con el lucense de Montareda y Corredoira en A Pastoriza. 

Se trata de montes de robles, pinos, castaños y abedules, tanto naturales como plantaciones, en donde se ha certificado también el cálculo del carbono que de manera natural almacenan sus árboles, en total 117.284 toneladas de CO2 equivalente.

“Nos alegra que la Xunta de Galicia sea el primer gestor forestal público que consigue en España nuestro exigente certificado de servicios ecosistémicos en carbono, pues ratifica su interés por promover una silvicultura moderna y sostenible capaz de afrontar los retos del siglo XXI”, ha destacado Gonzalo Anguita, director ejecutivo de FSC España.

FSC puso en marcha en el año 2018 una serie de novedosas herramientas para la certificación de los servicios del ecosistema. Su finalidad es demostrar ante terceros que en el bosque se preservan otros beneficios naturales más allá de la extracción de madera, resina, setas o corcho, tales como el almacenamiento de carbono, producción de agua potable y suelos fértiles, biodiversidad o servicios recreativos. 

En los nuevos estándares se han definido los requisitos para que los titulares de certificados FSC puedan demostrar de manera creíble el impacto de sus actividades en el mantenimiento, la conservación, la restauración o la mejora de los servicios del ecosistema.

Estas herramientas pretenden facilitar a los titulares de certificados de gestión forestal FSC un mejor acceso a los mercados emergentes de servicios del ecosistema a través de declaraciones basadas en impactos verificados, así como mejorar el acceso a la financiación para la preservación de estos servicios.

Importancia forestal de Galicia

Galicia es la segunda comunidad autónoma por superficie certificada FSC después de Andalucía y la primera por número de unidades de gestión forestal. Respecto a las cadenas de custodia (CdC) certificadas, ocupa el segundo puesto después de Cataluña por número de titulares y el primero en cuanto a empresas de aprovechamientos forestales y grupos.

Galicia es la comunidad autónoma con la mayor tasa de aprovechamiento maderero, con cerca del 60% del volumen de talas en España. Prueba de ello son los 9,7 millones de metros cúbicos de cortas de madera solicitadas para aprovechamiento en montes o terrenos de gestión privada en el pasado año 2018.