El presidente chino, Xi Jinping, ha llegado este martes a Wuhan, epicentro de la epidemia de coronavirus y aislada desde el 23 de enero. Se trata de la primera visita del mandatario chino a esta ciudad y se produce en un momento en el que el número de casos infectados en el país por la enfermedad es cada vez menor.

Protegido con una mascarilla, Xi se reunió con trabajadores sanitarios, realizó una teleconferencia con enfermos y visitó uno de los hospitales provisionales construidos en tiempo récord, el de Huoshenshan. Asimismo, las imágenes de la televisión estatal mostraron al mandatario charlando con algunos residentes de Wuhan.