Ideal para cabellos finos destacando por unos bucles bien marcados, de aspecto natural y desenfadado que buscan siempre la asimetría

Los bucles naturales siempre están de moda, razón por la que no es extraño que el wob se presente como uno de los cortes más punteros de la temporada, “Es el clásico Easy Way con la raya en el medio y un aspecto más óptimo, con efecto natural para una imagen ultra femenina y llena de sensualidad. La raya a un lado, también es una opción a valorar si crees que te queda mejor” – comenta David Lesur, director de formación en los salones David Künzle, que añade, “Para las que prefieren conservar el largo de la melena, lo mejor son las ondas ultra suaves con una melena casi entera pero con un contorno ovalado para crear movimientos, y también con unas capas largas para aportar volumen”.

El wob no debe sobrepasar nunca la altura de los hombros, siempre con distintos largos como por ejemplo a la altura de la barbilla (midi), “Es un corte que favorece sobre todo a mujeres de rostro ovalado y alargado que necesitan volumen en los laterales, desde el mentón hasta la barbilla. Si bien no debe pasar más allá de los hombros, en la parte de atrás sí admite variaciones hasta el mismo nacimiento del pelo”, matiza Roxana Gutu, directora del salón Lobelia Sagasta en Madrid.

“Aconsejo elegir siempre entre uno y tres tonos más claros que nuestro color de base para mantener un look lo más natural posible. Las balayage caramelo aportan un toque romántico y de misterio a nuestro cabello, además de calidez, y en rostros de rasgos muy marcados, puede ayudar a suavizarlos”, comenta Yolanda Cenamor, estilista de SAHB (Sonia Atanes Hair Beauty), espacio especializado en servicios de taninoplastia y nanotribología.