EE.UU. y Francia han negado haber bombardeado el aeropuerto militar de Al Taifur, situado en la provincia siria de Homs, horas después de un presunto ataque químico perpetrado el sábado supuestamente por el Ejército sirio en la ciudad de Duma, en Guta Oriental, que causó decenas de muertos. Por su parte, el régimen sirio y Rusia han acusado a Israel de estar detrás del bombardeo del aeródromo.

El Ejército ruso ha asegurado que dos aviones israelíes F-15 lanzaron los misiles contra la base siria, según la agencia rusa Interfax, que asegura que el Ministerio de Defensa de su país ha explicado que esos lanzamientos se produjeron desde el espacio aéreo libanés.

Por su parte, el Ejército del Líbano informó hoy de que cuatro aviones israelíes violaron el espacio aéreo del país la pasada madrugada, a la hora en la que se produjo el bombardeo contra un aeropuerto militar en Siria.

Los aviones entraron en el espacio aéreo libanés por el mar Mediterráneo, al oeste de la ciudad de Yunieh, situada a unos 20 kilómetros al norte de Beirut, a las 3.30 hora local (00.30 GMT) y se dirigieron a la región de Baalbek, fronteriza con Siria.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización no gubernamental que se encarga de recopilar las víctimas en el conflicto sirio, se habrían producido 14 muertos en el ataque al aeropuerto y entre ellos habría varios iraníes.