La nueva colección se caracteriza por la simplicidad, la comodidad y la naturalidad

La nueva colección Wabi-Sabi de Muy Mucho viene cargada de contradicciones que no hacen más que hacerla más bella y deseada. Lo inacabado, incompleto e imperfecto es la nueva belleza decorativa que nos lleva directos a la simplicidad, comodidad y naturalidad.

La colección WabiSabi de Muy Mucho acentúa y destaca orgullosa la imperfección de los materiales para dejar a la vista su fragilidad o su dureza, esas cicatrices que demuestran lo natural a la vez que esa capacidad de sobrevivir, de recuperarse y de hacerse más fuerte. El cemento, la madera, el lino y el yute son los elementos que visten los accesorios decorativos de la colección, mientras que la mesa se viste de lino con madera sin tratar y cestería de fibras naturales.

Esta colección no solo coge su nombre de la filosofía zen para decorar la casa, sino que pretende transmitir, a través de la decoración del hogar, un estilo de vida en el que vivir el presente para encontrar la paz y la armonía en la naturaleza y en las pequeñas cosas. Es un llamamiento a hacer lo que nos gusta, sin estrés ni presiones, además de defender una alimentación sana que valore lo local al mismo tiempo que saboree lo exótico.

¿Cuáles son las claves para conseguir un ambiente decorativo WabiSabi? Utiliza accesorios y mobiliario con formas orgánicas, texturas marcadas, formas simples o con trazos que evidencien la imperfección de lo artesano. Apuesta por colores inspirados en la naturaleza como los marrones, beiges, blancos, grises, verdes y azules. Utiliza materiales como la piedra, la madera y fibras naturales, como el algodón y el lino.

Dejarnos seducir por la estética Wabi-Sabi implica una transformación personal que de forma natural cambiará también nuestro entorno y nuestro hogar. Supone un acercamiento a lo ‘esencial de las cosas’, a aprender a valorar la belleza de otra manera, basada en la sencillez imperfecta y efímera.