El 18º acto de la protesta rápidamente se degeneró en guerrilla en los Campos Elíseos.    Gravísimos los daños, destruido el corazón del lujo de Fouquet’s a Bulgari.

 – Los denominados ‘chalecos amarillos’ han vuelto a salir a las calles de Francia este sábado en su jornada número 18 con más fuerza, violentos altercados, incendios y saqueos en los Campos Elíseos y el centro de París. La Policía ha empleado gases lacrimógenos para reprimir las protestas, hay alrededor de 200 detenidos y el presidente Emmanuel Macron se ha visto obligado a volver al Elíseo y convocar un gabinete de crisis.

Los manifestantes han incendiado kioskos de prensa y una sucursal bancaria cuyas llamas han obligado a evacuar todo el edificio. Además se ha producido pillaje en boutiques y comercios, y restaurantes como el mítico Fouquet´s, clasificado monumento histórico, han quedado destrozados.

Una multitud enmascarada se ha enfrentado con los policías al pie del Arco del Triunfo y en los Campos Elíseos, donde los manifestantes han lanzado piedras arrancadas del pavimento y los agentes han respondido con gases lacrimógenos. Esta arteria parisina, escaparate mundial del lujo francés, se ha convertido en una batalla campal con barricadas.

Los manifestantes eran poco más del mínimo -alcanzado la semana pasada- en total 32.000. Pero el porcentaje de ‘casseur’ “ultra violentos, profesionales del vandalismo”, como los definió el ministro del Interior,