Venezuela y Libia se encuentran entre los 14 países elegidos este jueves para un mandato de tres años en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, dos incorporaciones que han generado controversia, en particular a la luz de las acusaciones contra el gobierno de Nicolás Maduro de recurrir a la intimidación, la tortura, la violencia y asesinos solo para mantenerse en el poder. Mientras que Libia está acusada por la presencia en el país de campos de detención para inmigrantes.