Será el nuevo desafió de Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, por intentar llegar y entrar al Parlamento.