El Gobierno de Nicolás Maduro le dio 48 horas a Daniel Martin Kriener para abandonar el país. Lo declaró “persona non grata” y lo acusa de “recurrentes actos de injerencia”.

Martín Kriener fue uno de los diplomáticos que recibieron a Guaidó el lunes en el aeropuerto de Caracas a su regreso a Venezuela. Allí, el embajador declaró a los periodistas que sus colegas, entre los que también estuvo el representante español, y él buscan “una salida pacífica de la crisis de Venezuela” y aseguró que su papel “podría ayudar” a abrir paso a una “salida pacífica negociada”, un hecho no mencionado por la Cancillería venezolana.