Al menos 29 detenidos murieron y 19 policías resultaron heridos tras un motín e intento de fuga en un centro de detención policial en la localidad de Acarigua, en el oeste de Venezuela, afirmaron autoridades venezolanas, sin ofrecer más detalles hasta ahora.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), una organización no gubernamental que defiende a los reos, ha responsabilizado de este hecho al Ministerio de Servicios Penitenciarios, creado en 2011 por el Gobierno para atender los problemas del sector y encabezado por Iris Valera.

A través de la red social Twitter, el OVP ha denunciado una “masacre” en el lugar y asegura que todos los fallecidos eran prisioneros.