La crisis de Venezuela dominó la jornada inaugural de la 49 Asamblea General de la OEA que inició el miércoles  en la ciudad colombiana de Medellín

 – En una rueda de prensa que dio antes de la inauguración junto con el canciller colombiano, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, no economizó acusaciones a Maduro, inclusive de cometer “crímenes de lesa humanidad” contra su propio pueblo.

No hay una “fórmula mágica” para salir de la “dictadura”, dijo Almagro, quien manifestó también que es “incorrecta” la afirmación de la semana pasada de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, de que las sanciones contra el Gobierno de Nicolás Maduro han “exacerbado” la crisis venezolana. “Todas las acciones internacionales que ayuden a Maduro a permanecer en el poder, como afirmaciones como esta de la Alta Comisionada de Derechos Humanos, son una sanción durísima para el pueblo venezolano, porque le dan aire a un régimen oprobioso”, declaró el jefe de la OEA.

Almagro señaló que el Gobierno de Maduro se ha “robado” 80.000 millones de dólares, “esa es la cifra estimada más baja”, que equivale a “un Plan Marshall en moneda actualizada”.

Por ello, Almagro opinó que Bachelet debió considerar que el principal problema “son los ladrones que están sentados en la dictadura venezolana”. La segunda peor sanción, según Almagro, son “los 40.000 barriles de petróleo que se roba Cuba de Venezuela, que se los lleva por su cuenta prácticamente”. “Esa es la segunda peor sanción sobre el pueblo venezolano, entonces tendría que haber empezado por ahí”, añadió.