El Gobierno venezolano acusó a los Gobiernos de 11 países latinoamericanos de supuestamente estar detrás de planes desestabilizadores comandados por Estados Unidos para poner fin a la revolución bolivariana, en el poder desde 1999.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, publicó en Twitter un comunicado en el que acusa a los Gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú de estar “pretendiendo arrogarse ilegalmente la potestad de determinar la legitimidad de las instituciones venezolanas”.

“Continúa la arremetida de un grupo gobiernos satélites subordinados a los planes imperialistas estadounidenses, que alimentan el obsesivo objetivo de poner en marcha una trama desestabilizadora contra la legítima institucionalidad democrática venezolana”, afirma el comunicado.