Al menos ocho personas han muerto y unas 60 han resultado heridas en Filipinas tras varios terremotos de magnitud de entre 5,4 y 5,9 en la escala de Richter, que han sacudido desde primera de este sábado el norte del país.

El epicentro de los seísmos se ha localizado cerca del municipio de Itbayat, en la provincia de Batanes, un conjunto de islas situadas al norte de la mayor isla del archipiélago, la de Luzón. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que registra la actividad sísmica en todo el mundo, el último temblor, de magnitud 5,7, se registró a las 01.24 GMT (09.24 hora local) a 21 kilómetros de Itbayat y a una profundidad de 10 kilómetros.

Los temblores han causado daños en casas e iglesias, y el Ejército se ha movilizado para llevar a cabo labores de rescate. El Consejo Nacional de Gestión y Reducción de Desastres ha pedido a la población de la zona afectada que se mantenga fuera de sus casas para ponerse a salvo de posibles réplicas.