Varios insurgentes combaten con las fuerzas de seguridad afganas a unos 800 metros al sur del complejo del Palacio Presidencial en Kabul, donde el presidente, Ashraf Gani, acababa de dar un discurso a la nación con motivo de la festividad musulmana de Aíd al Adha o “fiesta del sacrificio”.

“Esta mañana un número desconocido de atacantes entraron en un mercado detrás de la mezquita Eid-Gah de Kabul (próxima al Palacio Presidencial). Las fuerzas de seguridad acordonaron el área y están tratando de detener o matar a los atacantes”, afirmó a Efe el portavoz de la Policía capitalina, Hashmat Stanekzai.

El ataque de hoy llega después de que a última hora del domingo Gani propusiera a los talibanes un alto el fuego. La medida tenía previsto durar del 20 de agosto al 20 de noviembre (día del nacimiento de Mahoma, Milad-ul-Nabi), pero no se implementó ni siquiera durante las celebraciones de Aíd al Adha al no producirse una respuesta afirmativa de los insurgentes. Este sería el segundo cese el fuego del Gobierno afgano en 17 años de conflicto, después de implementar uno temporal a mediados de junio con motivo de la festividad musulmana de Aíd al Fitr o final del Ramadán, que coincidió durante tres días con una tregua unilateral de los talibanes.