El estado de Australia del Sur ha cancelado sus planes para reabrir la frontera con Nueva Gales del Sur, mientras que Queensland ha introducido una cuarentena obligatoria para todos los que hayan visitado los barrios de Sidney más afectados. El total nacional de contagios se sitúa por encima de los 10.000.