Las nuevas operaciones de crédito aumentan un 38% en relación con el mismo período del año anterior y el saldo del crédito no dudoso crece un 3,3% en el año

El Grupo Unicaja Banco ha obtenido un beneficio neto de 159 millones de euros al cierre de los nueve primeros meses de 2019, lo que supone un aumento del 11,8% respecto al mismo período del ejercicio 2018. La mejora de este resultado -según han indicado desde la entidad- está fundamentada en un aumento del margen bruto -impulsado por el incremento de un 5,1% de las comisiones netas- y en una disminución de los gastos de explotación del 2,5%, así como en unas reducidas necesidades de saneamientos. También mejoran los ingresos por dividendos, los resultados de operaciones financieras y otros resultados netos de explotación.

Asimismo, en este período destacan: el incremento del crédito y de las nuevas operaciones de financiación crediticia, el crecimiento de los recursos vista y fuera de balance, la disminución de los activos no productivos, a la vez que se mantienen los elevados niveles de cobertura, el mantenimiento de los altos niveles de solvencia, y v) los altos y holgados niveles de liquidez.

El margen bruto sube un 6,8% respecto a septiembre de 2018, debido al impulso de los ingresos por comisiones -que crecen el 5,1%-, los ingresos dividendos, los resultados de operaciones financieras, y otros resultados netos de explotación.

Otro factor relevante en la evolución de los resultados es la reducción de los gastos de explotación, del 2,5% en relación con el mismo período de 2018. Esto propicia que el margen de explotación antes de saneamientos suba un 22,9%, alcanzando los 331 millones de euros a cierre de septiembre.

En los nueve primeros meses de 2019, el Grupo Unicaja Banco ha mantenido unas reducidas necesidades de saneamientos, si se tiene en cuenta que ha anticipado en el tercer trimestre el reconocimiento de los gastos de reestructuración pendientes por unos 40 millones de euros. El coste del riesgo de crédito recurrente y los saneamientos de adjudicados se mantienen en niveles bajos, dados los significativos niveles de cobertura y la continuada reducción de los activos no productivos. Con todo ello, la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) se situó a cierre de septiembre en el 5,4%.

La actividad comercial del Grupo sigue creciendo de manera sostenida y rentable, mejorando tanto los volúmenes del crédito no dudoso, como consecuencia del continuo aumento de la nueva producción, como los recursos de clientes a la vista y fuera de balance. Así, el crédito no dudoso -sin incluir adquisiciones temporales de activos (ex-ATA)- ha crecido un 3,5% interanualmente y un 3,3% en lo que va de ejercicio, con crecimientos tanto en el sector privado como público.