Durante el último año, Yabotí, reserva de biosfera de la UNESCO desde 1995 y uno de los puntos calientes de biodiversidad del mundo, ha sido testigo del aumento de la caza furtiva de vida silvestre. Esta selva atlántica de más de 236.000 hectáreas es el hogar de especies vegetales y animales únicos, como jaguares, zorros pitoco, tapires, águilas arpías, entre otras especies amenaza-das.

Con una financiación que se ha visto gravemente afectada por la crisis económica, los guardas de la reserva y una fuerza de élite contra la caza furtiva formada por el Ministerio de Ecología y Re-cursos Naturales (MEyRNR) recibirán apoyo del Fondo de Respuesta Rápida (RRF), un fondo de emergencia creado por el Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO y Fauna & Flora International (FFI) para aliviar situaciones de crisis repentinas que afectan zonas protegidas.

Situada en la provincia argentina de Misiones, entre Paraguay y Brasil, la frontera de la reserva de biosfera se extiende a lo largo de la frontera nacional con Brasil, lo que significa que cazadores furti-vos proceden tanto del interior de la Argentina como del otro lado del río desde el Brasil, lo que au-menta la intensidad de la amenaza. Los guardas del parque han observado un importante aumento del nivel y la sofisticación de las actividades ilegales y han interceptado más cazadores furtivos con grandes cantidades de carne de animales salvaje.

El monitoreo del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) de la UNESCO y los inventarios del Proyecto Zorro Pitoco, una iniciativa liderada por la Universidad Nacional de Misiones que trabaja en esta región con el gobierno local y el personal de la reserva, han informado de fuertes descensos tanto en las especies de carnívoros (jaguar, puma, ocelote, tirica y zorro pitoco) como en las de presas (tapir, pecarí de labios blancos, pecarí de collar y lapa). Sin una rápida intervención, la supervivencia a largo plazo de la rica biodiversidad de la Re-serva está en peligro.

Por ello, el Fondo de Respuesta Rápida ha concedido 29.168 dólares a la iniciativa del Proyecto Zorro Pitoco. Estos fondos se utilizarán para proporcionar suministros a los guardas sobre el terreno, como equipo de comunicación vital, ropa de protección y reparaciones de vehículos, para permitir un au-mento de la cobertura e intensidad de las patrullas. El objetivo es crear un efecto disuasorio a través de una mayor y más efectiva presencia de equipos anti-furtivos en la reserva.

El personal del proyecto seguirá prestando apoyo al MEyRNR, a fin de demostrar el valor del au-mento de los recursos e idealmente aprovechar el apoyo adicional en el futuro. Se espera, por tanto, que este esfuerzo concertado no sólo reduzca la amenaza inmediata sino que también establezca una base más firme para gestionar la presión de la caza furtiva de la vida silvestre a largo plazo.