Al menos un muerto, decenas de heridos, más de 900.000 hogares sin luz y graves trastornos en el transporte público, con trenes suspendidos, carreteras cortadas y miles de personas atrapadas en el aeropuerto internacional de Narita. Estas son las consecuencias del tifón Faxai, que ha impactado este lunes en la región de Chiba, al noreste de Tokio (Japón).

Además, este tifón -con ráfagas que han batido récords- ha obligado a cancelar centenares de vuelos, a cerrar decenas de líneas de tren y a cortar carreteras. Uno de los puntos que más está notando los problemas es el aeropuerto de Narita, donde unas 13.000 personas -según la agencia de noticias Kyodo– se encontraban a las 20:00 hora local (las 13:00 hora peninsular española) sin poder salir.