La Corte Suprema de Brasil decidió este jueves (7.11.2019) por un ajustado resultado de 6 votos frente a 5, que la prisión de una persona condenada solamente en segunda instancia es inconstitucional, lo que puede llevar a liberar a miles de presos, entre ellos al ex-presidente Lula da Silva.