El Parlamento británico ha rechazado por segunda vez el Acuerdo de Retirada del Reino Unido de la Unión Europea (UE) por 391 votos en contra y 242 a favor. La primera ministra, Theresa May, ha logrado reducir el margen de derrota con respecto a enero -ha pasado de 230 votos en contra a 149-, pero ha fracasado en su estrategia, centrada en revertir el no de sus socios de Gobierno del DUP y el ala euroescéptica del Partido Conservador con la amenaza de una parálisis del divorcio.

La derrota parlamentaria agrava la crisis política en Reino Unido y prolonga la incertidumbre en torno al divorcio a menos de tres semanas para la fecha límite. La Cámara pasará a pronunciarse sobre una salida sin acuerdo este miércoles y, si lo rechaza, decidirá el jueves si solicita una prórroga del proceso a la UE, cuyos miembros deben autorizarla por unanimidad entre los Veintisiete Estados miembros.