Un tribunal de Hong Kong ha prohibido a los manifestantes que permanezcan fuera de “zonas habilitadas” en el aeropuerto de la región administrativa especial china, ha informado la autoridad aeroportuaria en un comunicado de prensa publicado en su página web.

La orden judicial temporal servirá para prevenir que “la gente obstruya o interfiera de manera voluntaria e ilegal con el uso adecuado del Aeropuerto Internacional de Hong Kong”, señala su texto.

Este requerimiento judicial provisional llega después de que el aeropuerto permaneciese prácticamente bloqueado durante el lunes y el martes por obra de manifestantes que protestaban por la supuesta brutalidad policial a la hora de dispersar las protestas públicas que desde hace diez semanas se suceden en la ciudad.

Asimismo, el texto legal impide que la gente “participe en cualquier manifestación, protesta o acto de orden público en el aeropuerto en otras zonas que no sean las designadas por la autoridad aeroportuaria”.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet,  manifestó este martes su preocupación por la escalada de la violencia registrada durante los últimos días en la ciudad china de Hong Kong.

Bachelet condenó toda forma de violencia o destrucción de bienes e instó a los participantes en las manifestaciones a expresar sus opiniones de manera pacífica. Del mismo modo, destacó el compromiso de la directora ejecutiva de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, Carrie Lam, de implicarse en este asunto “lo más ampliamente posible” y a “escuchar las quejas del pueblo hongkonés”.