Al Bashir estaba acusado de delito de enriquecimiento ilícito y tráfico de divisas. Fue derrocado por el Ejército el 11 de abril después de cuatro meses de protestas populares.