El movimiento islamista Hamás ha anunciado este sábado un alto el fuego después de que Israel lanzara una operación militar masiva por la muerte de un soldado israelí en la frontera con la Franja de Gaza.

El incidente tuvo lugar durante la 17ª protesta de viernes, que se desarrollan desde el 30 de marzo en el marco de la Gran Marcha del Retorno, y en las que han muerto 141 palestinos por fuego israelí, el último este viernes, afiliado del partido nacionalista Al Fatah.

El portavoz de Hamás, Fawzi Barhoum, ha anunciado que el alto el fuego fue mediado por Egipto y la ONU, cuyo enviado especial para Oriente Medio, Nickolay Mladenov, había instado el viernes por la tarde a todos a rebajar la tensión.

Esta nueva escalada de tensión, en menos de una semana, comenzó cuando milicianos palestinos dispararon contra tropas del Ejército israelí apostadas en la frontera.