La “Marcha por Nuestras Vidas” es el punto cumbre del movimiento contra de las armas motivado tras la masacre de 17 personas la escuela Marjory Stoneman Douglas, donde fue cometido el tiroteo el 14 de febrero en la ciudad de Parkland (Florida).

Miles y miles de personas, en su mayoría jóvenes, confluyeron en el centro de Washington DC para demandar al Congrego medidas de control sobre las armas de fuego ante la sucesión de ataques armados en las escuelas nacionales.
También se han registrando alrededor de 850 reuniones y marchas en los 50 estados del país, así como en algunos otros países, informaron medios locales.