El fuego se produjo en la zona de Irvine Hills, a unos 60 km al sureste de Los Ángeles, y se expandió rápidamente debido a la sequedad del ambiente y fuertes vientos.