Un incendio de grandes dimensiones en Vila de Rei (Portugal), ha dejado al menos veinte heridos, ocho bomberos y doce civiles, uno de ellos grave, que ha sido trasladado a la unidad de quemados de un hospital de Lisboa.

El comandante de Protección Civil Luís Belo Costa ha señalado que los bomberos han conseguido dominar el 85 % del área del incendio, aunque las altas temperaturas y el viento hacen prever una tarde de “intenso trabajo”.

El fuego se ha extendido al municipio vecino de Mação, donde se encuentra actualmente cabeza del incendio. Este es el único de los cinco fuegos declarados el sábado en el distrito de Castelo Branco que continúa activo, después de que los otros cuatro, todos en la localidad de Sertã, fueran controlados por los bomberos.