El atacante, que trabajaba en la sede central de la policía de París, ha sido abatido por otro agente 

Un funcionario que trabajaba en la Prefectura de París, la sede central de la policía, ha perpetrado este jueves un ataque armado con un cuchilllo, matando al menos a cuatro agentes antes de ser abatido a tiros, según la agencia AFP, que señala que los investigadores apuntan a un conflicto personal como detonante del suceso.

El agresor había logrado superar el control de seguridad al recinto porque el cuchillo utilizado era de cerámica, esquivando así los detectores de metales.

Las fuerzas de seguridad han acordonado toda la zona y la estación de metro más cercana, Cité, ha sido cerrada como medida preventiva.