El consorcio integrado por el grupo OHL (España) y Mota-Engil (Portugal) se adjudicó la licitación para la extensión del proyecto de la Línea 1 del Metro de Panamá por un monto ofertado de 177.967.848,33 dólares (159.672.753,52 euros), luego de que el acto fuera suspendido por una impugnación.

La obra tiene una longitud de 2,2 kilómetros y deberá estar lista en 33 meses una vez emitida la orden de proceder con su construcción, de acuerdo con la información oficial.

El consorcio integrado por el grupo OHL (51 %) y Mota-Engil (49 %) había sido declarado en mayo pasado virtual ganador de la licitación, pero el acto de adjudicación había sido suspendido por la Dirección General de Contrataciones Públicas (DGCP) tras admitir una reclamación presentada por el Consorcio Villa Zaíta.

El consorcio que reclamó está formado por las empresas brasileña Norberto Odebrecht, la española FCC y la mexicana Operadora Cicsa, S.A., aunque posteriormente otro consorcio en competencia, integrado por Acciona y Power China, también presentó una reclamación.

El Consorcio Línea Panamá Norte, integrado por OHL Mota-Engil, recibió la mayor puntuación para hacerse con el contrato de entre cuatro ofertas que fueron presentadas el pasado 15 de febrero.

La extensión de la Línea 1 hasta Villa Zaita tiene como objetivo atender la demanda que se genera hacia las afueras del área de San Isidro, por lo que el proyecto contempla una estación terminal en el extremo Norte de la línea, con una capacidad mayor de 10.000 pasajeros en hora pico. También contempla construir un intercambiador de autobuses con capacidad de más de 8.000 pasajeros en hora punta y un aparcamiento para unos 800 vehículos.

Entre sus componentes está la ampliación de la Vía Transístmica a 6 carriles y un segmento con manejo del tráfico a 2 niveles, aparte de mejoras peatonales y paisajistas, las cuales se desarrollarán en la servidumbre existente.