Ruslan Shaveddinov, un colaborador de Alexei Navalny -el opositor más conocido del presidente ruso Vladimir Putin-, desapareció de Moscú y fue llevado a una base militar en el mar Ártico. El propio Navany denunció el episodio y aseguró que Shaveddinov “es un prisionero político”.