41 personas han muerto al incendiarse un avión de pasajeros Superjet-100 tras efectuar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto Sheremétievo de Moscú, según han informado fuentes de la investigación a la agencia Interfax.

“Según los últimos datos que maneja la investigación, han sobrevivido 37 personas”, ha dicho la portavoz del Comité de Instrucción, Svetlana Petrenko, citada por la agencia Interfax.

“En la actualidad, seis heridos están hospitalizados, dos heridos graves están en cuidados intensivos”, ha dicho a los periodistas la ministra de Salud, Veronika Skvortsova, y ha agregado que 14 personas necesitaban ayuda médica.

Perteneciente a la compañía rusa Aeroflot, el aparato, con 73 pasajeros y 5 tripulantes a bordo, había despegado del aeropuerto de Sheremétievo con destino a la ciudad de Múrmansk, en el noroeste de Rusia, pero minutos después sus pilotos informaron a la torre de control de problemas a bordo y decidieron regresar y efectuar un aterrizaje de emergencia.