Bruselas se preparara para lanzar un paquete con el que pretende salvar la temporada de verano

Este miércoles, el colegio de Comisarios (reunión semanal entre la Presidenta de la Comisión y sus Comisarios) va a aprobar una serie de fases para llevar a cabo una desescalada programada en Europa que permita ir abriendo las fronteras. En estos momentos es algo que no se puede hacer porque trece países de la Unión Europea, entre ellos España, mantienen cerradas su fronteras.

Bruselas quiere que los diferentes países europeos empiecen a levantar gradualmente sus controles fronterizos. Debe hacerse bajo estrictos criterios científicos y epidemiológicos. Por eso no entienden la reciente decisión de España de imponer cuarentenas a todos aquellos que lleguen del extranjero. Creen los expertos que no está demostrado que mantener cerradas las fronteras impida la propagación del virus.

De esta forma se podría retomar el tráfico aéreo entre algunos países, el primer paso para despertar la actividad turística. En cualquier caso, es importante como dice la Comisión que estos viajes se realicen a aquellos lugares en los que la incidencia del virus es baja y haya capacidad en los hospitales para acoger a posibles pacientes en el caso de que haya un repunte.

El documento aprobado establece en primer lugar una “Fase 0”, que sería la actual, con las restricciones de movimiento generalizadas entre países. A esta, le seguiría la “Fase 1” en la que se comenzarían a eliminar esos obstáculos y la “Fase 2”, que implicaría el levantamiento de todos los controles.

El turismo representa el 10 por ciento de la economía europea. Países como España, Italia o Grecia acogen todos los veranos a miles de turistas de que vienen del norte de Europa. La Unión Europea quiere salvar este verano consciente de la necesidad de empezar a impulsar de nuevo la economía. De todas formas, hay comportamientos como la distancia social o la higiene permanente de manos que van ser parte de la vida diaria de la población.