Los Jefes de Estado o de Gobierno de la UE, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el alto representante/vicepresidente, Josep Borrell, celebraron una videoconferencia sobre la situación en Bielorrusia tras las elecciones presidenciales del 9 de agosto.

«Los bielorrusos quieren el cambio», declaró la presidenta von der Leyen, «y lo quieres ahora. Exigen la liberación de todos los presos retenidos ilegalmente y la depuración de responsabilidades por la brutalidad policial. Quieren democracia y nuevas elecciones presidenciales. La Unión Europea está al lado de los bielorrusos.» 

La presidencia ha detallado el apoyo financiero de la Comisión a los bielorrusos: 53 millones de euros, incluidos dos millones para las víctimas de la represión y la violencia del Estado, un millón para la sociedad civil y los medios de comunicación independientes, y 50 millones en ayuda de emergencia para el sector sanitario, las empresas y los servicios sociales para hacer frente al coronavirus. «Está en juego el destino del pueblo de Bielorrusia y su legítimo derecho a decidir el futuro del país», destacó la presidenta, «El futuro de Bielorrusia deberán decidirlo los bielorrusos»