El Gobierno turco ha declarado este lunes que ha suspendido el acuerdo de readmisión de migrantes cerrado con la Unión Europea en 2016, en respuesta a las sanciones dictadas por Bruselas contra Ankara por sus exploraciones de gas en aguas de Chipre.