La policía turca registró este miércoles la residencia del cónsul general de Arabia Saudí en Estambul e intensificó así su presión sobre el país árabe en un intento de esclarecer la desaparición desde hace dos semanas del periodista disidente Jamal Khashoggi.

Se trata del segundo registro en una instalación diplomática saudí tras una visita este lunes de agentes turcos en el propio Consulado saudí, situado a solo 200 metros de la residencia.

El propio cónsul, Mohamed Otaibi, viajó ayer en un vuelo de línea a Riad, y, según informes aparecidos en la prensa árabe, ha sido destituido. Jamal Khashoggi, un periodista saudí exiliado en Estados Unidos, que últimamente se mostraba crítico con el rumbo de la monarquía de su país, entró el pasado 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul, pero no volvió a salir.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, destacó que confía en que las autoridades saudíes investiguen el caso. “Me dijeron que van a hacer una investigación exhaustiva, completa y transparente”, señaló el responsable de la diplomacia estadounidense en la base “Rey Salman” de Riad, tras una jornada de entrevistas con altos cargos saudíes y momentos antes de viajar a Turquía, donde se reunió este miércoles varios altos cargos turcos.