“Las Fuerzas Armadas turcas han iniciado, junto con el Ejército Nacional Sirio, la operación ‘Fuente de Paz’ en el norte de Siria”, indicó el presidente turco Recep Tayyip Erdogan Twitter, utilizando el nuevo nombre de las milicias sirias aliadas de las tropas turcas y anteriormente conocidas como “Ejército Libre de Siria”.

Erdogan había precisado que la operación se dirige tanto contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) como contra las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG), que dominan el noreste de Siria, y que, hasta esta semana, habían recibido el respaldo de Estados Unidos.

La ofensiva se inició poco después de que Erdogan agradeciese en una conversación telefónica a su homólogo ruso, Vladímir Putin, su “postura constructiva” ante la ofensiva. Poco después de los primeros bombardeos, el mandatario informó también a los principales partidos de la oposición y al presidente del Parlamento sobre la ofensiva.

“Aviones turcos han comenzado a llevar a cabo ataques aéreos contra zonas civiles. Hay un gran pánico entre la gente de la región”, indicó Bali, portavoz de la alianza liderada por kurdos, en su cuenta de Twitter. 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres ha pedido a todas las partes la máxima contención ante los civiles. El jueves está previsto que se reúna el Consejo de Seguridad.