Las autoridades sospechan que los detenidos tienen vínculos con la cofradía del clérigo islamista Fethullah Gülen, a quien Ankara responsabiliza de la asonada golpista.