El presidente de EE.UU. calificó las movilizaciones populares de “terrorismo doméstico”

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ratificó este martes (01.09.2020) en Kenosha, donde un policía blanco disparó siete veces por la espalda al afroamericano Jacob Blake, su mano dura contra las protestas violentas que achacó a la izquierda radical y al “terrorismo doméstico”.

Trump llegó a la ciudad que ha sido escenario de protestas después de conocerse el incidente que dejó a Blake recluido en un hospital, desoyendo los pedidos del alcalde local, el demócrata John Antaramian, y el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, para que evitara azuzar a los manifestantes.

“Estamos aquí para mostrar nuestro apoyo a Kenosha y Wisconsin”, aseguró Trump durante un encuentro con autoridades locales, legisladores y empresarios, entre otros asistentes, que encabezó después de recorrer los lugares afectados por las manifestaciones, que han causado dos muertos.

Por su parte, el fiscal general, William Barr, deslizó la hipótesis que detrás de las protestas en Kenosha hay “instigadores violentos” que, según información recabada, proceden de estados como California y Washington, así como de la ciudad de Chicago, también sacudida por movilizaciones. “La violencia que estalló poco después del tiroteo no es una respuesta legítima a un tiroteo policial”, puntualizó Barr en alusión a las protestas que siguieron al operativo policial en el que resultó herido Blake.