“Estados Unidos está gobernado por los estadounidenses”, dijo Donald Trump en la apertura del debate general del 73º periodo de sesiones de la Asamblea General.

“Rechazamos la ideología del globalismo, y abrazamos la doctrina del patriotismo. En todo el mundo, las naciones responsables deben defender las amenazas contra su soberanía no sólo de la gobernanza global, sino contra otras nuevas formas de coerción y dominación”, recalcó.

Al mismo tiempo, reiteró el compromiso de Estados Unidos de hacer de las Naciones Unidas más efectivas y responsables. “Lo he dicho en muchas ocasiones, las Naciones Unidas tienen un potencial ilimitado”.

El presidente de los Estados Unidos comenzó su discurso por que describió como sus los logros en la escena internacional, entre los que citó la reducción de la tensión en la península de Corea y la retirada de ISIS en territorios de Iraq y Siria. También citó las diferentes situaciones que a su juicio requieren atención, entre las que nombró el sistema comercial mundial y la emigración incontrolada.

Más tarde aseguró que su país mantendría las sanciones que pesan sobre la República Popular Democrática de Corea y anunció nuevas sanciones para el Gobierno de Venezuela.

Las sanciones al país latinoamericano las enmarcó en el contexto de la migración incontrolada.

“Estamos trabajando también con socios en América Latina para afrontar amenazas a la soberanía por la emigración incontrolada”, dijo.

“Reconocemos el derecho de cada nación de crear sus propias leyes de emigración de acuerdo con sus intereses nacionales, de la misma manera que respetamos a los demás países que hagan lo mismo”, aseguró antes de declarar que esa es una de las razones por las que Estados unidos no participará en el nuevo Pacto por la Migración.

El Pacto, adoptado en julio pasado por todos los países que integran la ONU menos Estados Unidos, busca una migración segura, ordenada y regular. El Pacto no es vinculante y recoge una serie de medidas que todos los Estados se han comprometido a llevar a cabo de forma voluntaria.

Trump agradeció lo que la ONU hace en todo el mundo para ayudar a la gente para construir mejores vidas para ellos mismos y para sus familias. Sin embargo, tras afirmar que su país es el mayor contribuyente de ayuda internacional y pocos le dan a su país, anunció que su Administración está revisando la ayuda que da y que a partir de ahora solo la entregará a quienes sean sus amigos.