El presidente estadounidense, Donald Trump, ha asegurado este martes que la situación en la frontera con México es una “crisis creciente”, a pesar de que el número de detenciones en el linde se ha reducido drásticamente en las últimas dos décadas.

“Mis queridos estadounidenses, hoy les hablo porque hay una crisis humanitaria y de seguridad creciente en nuestra frontera sur”, ha dicho Trump en un mensaje de ocho minutos de duración que ha dirigido al país desde el Despacho Oval en un horario de máxima audiencia.

El mandatario ha reiterado su exigencia de que le sean aprobados 5.700 millones de dólares para la barrera, que ha insistido espera sea construida con acero, en vez de hormigón.

Trump se dirigió al país en el día 18 del tercer cierre parcial administrativo que enfrenta su Gobierno y que no da visos de solucionarse con los demócratas y republicanos inamovibles en sus posturas respecto al muro fronterizo.