Así declaró Ekrem Imamoglu, tras saber que las autoridades electorales turcas han anulado su victoria en las municipales y ordenado que se repitan los comicios

 – El político socialdemócrata consiguió hace cinco meses todo un hito, derrotar en las urnas al candidato del AKP, el partido islamista del presidente Recep Tayip Erdogan, y arrebatarles el control de la ciudad más grande de Turquía, aunque lo logró con solo con 13.000 votos de ventaja.

El ente electoral argumentó que 225 presidentes y 3500 miembros de las mesas electorales no eran funcionarios públicos, como manda la ley, por lo que el resultado se considera inválido. Imamoglu ha replicado que esa misma situación se da en todas las citas electorales y nunca se ha impugnado un resultado por ese motivo.

La derrota en Estambul fue un duro golpe para el islamista AKP tras 25 años gobernando la ciudad, una megalópolis de más de 15 millones de habitantes que reúne el 20 % de la población de Turquía y el 30 % de su PIB. Los comicios se repetirán el próximo 23 de junio.