El derrocado presidente Omar al Bashir fue trasladado a una prisión de máxima seguridad en Jartum. En tanto, el Consejo Militar de transición anunció la detención de dos de los cinco hermanos del presidente depuesto.