España ha elevado este viernes su protesta ante Venezuela tras los “intolerables insultos” de Nicolás Maduro al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, al llamar a consultas a su embajador en Caracas, Antonio Pérez Hernández, que supone su retirada temporal del país caribeño. Es la segunda vez en esta legislatura que el Gobierno de Mariano Rajoy retira a su embajador en Venezuela.

Las relaciones entre España y Venezuela han vivido un episodio más de tensión después de que el jueves Maduro llamara a Rajoy “racista, basura corrupta y basura colonialista”, y le volviera a instar a que respete al país latinoamericano.

Horas después de conocerse esas palabras del presidente Maduro el Ministerio de Asuntos Exteriores convocaba en el Palacio de Santa Cruz al embajador venezolano en Madrid, Mario Isea, la quinta vez que lo hace desde diciembre de 2014.