Remite el temporal y, poco a poco, vuelve la normalidad a Chile. Las intensas lluvias, que en los últimos días han tenido consecuencias catastróficas en el norte del país, han disminuido a lo largo del fin de semana. La gran cantidad de agua caída ha tenido consecuencias catastróficas; ha causado seis muertos, cientos de damnificados, ha dejado más de 2 000 viviendas dañadas, localidades aisladas y vías de circulación cortadas.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, se desplazó el viernes a la zona para evaluar, sobre el terreno, los daños causados por el temporal y disponer las correspondientes medidas para hacer frente a la situación.