El presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, ha apostado este domingo por celebrar elecciones anticipadas a principios de septiembre, tras romperse el sábado la coalición de conservadores y ultranacionalistas que gobierna el país desde diciembre de 2017.

El jefe del Estado y el del Gobierno mantuvieron antes una reunión para tratar sobre los próximos pasos a dar tras la crisis desatada en la república alpina por la publicación de un video comprometedor para el vicecanciller y líder de los ultras, Heinz-Christian Strache, quien ya dimitió. “He perdido la confianza en parte del Gobierno”, dijo Van der Bellen, tras reiterar su visión de que lo ocurrido no refleja lo que “es Austria” y el país no se lo merece.

Van der Bellen ha añadido en su comparecencia que las dimisiones del vicecanciller y del jefe del grupo parlamentario del ultranacionalista Partido Liberal (FPÖ), Johann Gudenus, quien también aparece en la filmación, “eran necesarias e imprescindibles”.

Además, ha anunciado que abordará con Kurz “diferentes posibles escenarios” sobre como debe ser el gobierno de Austria y mantendrá consultas con los líderes del resto de los partidos políticos sobre este tema.