Cientos de personas se reunieron el jueves por la noche en la Puerta de Brandenburgo, en Berlín, para una vigilia de duelo por las víctimas del atentado de Hanau. Tomados de la mano, mostraron que están juntos en este momento de dolor. Vigilias que se repitieron por toda Alemania.

En Hanau, donde las nueve víctimas fueron asesinadas, el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier (en la foto) recordó que estar juntos es el remedio más fuerte contra el odio y que todos tienen que hacerlo mejor.

“Asumamos la responsabilidad que todos tenemos: cuidar nuestro lenguaje en la política, en los medios de comunicación y en toda la sociedad. Y opongámonos a la privación de la dignidad de los individuos o minorías en nuestro país” dijo el presidente alemán.

Identificado como Tobias Rathjen, el autor del tiroteo de 43 años fue encontrado muerto en su casa junto a su madre, que puede haber sido su décima víctima. Dejó un manifiesto de 24 páginas pidiendo el “exterminio completo” de las razas que consideraba inferiores.

Un ataque terrorista con motivación racista

El ministro federal del Interior, Horst Seehofer, anunció este viernes (21.02.2020) una mayor presencia policial en Alemania después del atentado del miércoles. “Los hechos de Hanau son inequívocamente un ataque terrorista con motivación racista”, dijo el político de la CSU durante una rueda de prensa conjunta con otros altos cargos políticos en Berlín. Es “el tercer ataque terrorista de derecha en pocos meses, la amenaza del extremismo de ultraderecha, antisemita y racista es en Alemania muy alto”, continuó Seehofer.

Junto a la ministra federal de Justicia, Crhistine Lambrecht, el Fiscal General y el director de la Oficina Federal de Policía Criminal (BKA), Seehofer anunció un aumento de “la presencia policial en todo el país”. “Vamos a aumentar especialmente la vigilancia en instalaciones sensibles, especialmente también las mezquitas”, dijo el ministro del Interior, aunque también se refirió a “estaciones de tren, aeropuertos y zonas fronterizas”.