La primera ministra, Jacinda Ardern, anunció una nueva batería de medidas que endurecen los requisitos para obtener y portar armas, en respuesta al ataque supremacista de marzo, en el que 51 personas fueron asesinadas. (DW)